Di GRACIAS & cambia tu vida

digracias

Cicero dijo “La gratitud no sólo es la mayor de las virtudes, sino el padre de todas las demás”
Fui a visitar a un amigo recientemente. Había otros allí y uno de los padres jóvenes comenzó a expresar su frustración por no ser capaz de disciplinar a su hija pre-adolescente. Su hija no estaba apreciando todo el trabajo que había hecho como madre y constantemente se quejaba de cosas que no tenía, no la escuchaba y fácilmente comenzaba con una rabieta cuando no se hacía lo que ella quería. Como es común entre los padres de todo el mundo, “Los niños que no escuchan” es un tema que puede desencadenar una gran discusión y acuerdo general sobre cómo la mayoría de los niños hoy en día son quisquillosos, indisciplinados y demasiado exigentes. Como consejera, y como madre yo misma, he tomado nota de una serie de denuncias y dificultades que enfrentan los padres hoy en día. Casi todo el mundo tiene su cuota de problemas para agregar, al parecer en la competencia para demostrar quién esta en peor situación entre el lote. Pensé: “Tendencia humana- a empezar a quejarse en el momento en que tenemos una ventana abierta para hacerlo …”

Observando a estos padres en silencio, escuchando y preguntándome cómo aparentemente disfrutaban más hablando de sus problemas, me di cuenta de que ninguno de ellos estaba muy centrado en una solución. Otro pensamiento que cruzó por mi mente fue que en la discusión la culpa esta en todas partes, excepto en cualquiera de los padres – presión de los compañeros, las escuelas, los abuelos, los maestros … todos menos ellos mismos. “Otra tendencia humana”, rápidamente señalé que “huimos de aceptar la responsabilidad de nuestros problemas y con mucho gusto culpamos a las circunstancias u otras personas”.

Todavía estaba dándole vueltas a estos pensamientos cuando mi amigo, que es un sanador pránico y un ávido seguidor del Budismo- compartió una pequeña experiencia. Era el cumpleaños de su hija y ella había hecho una lista de diez cosas que quería comprar. Se fueron de compras y encontraron todo en la lista, menos un artículo. Después de buscar en un par de tiendas, este amigo le dijo a su hija de prescindir de él, después de todo, ella ya tenía nueve de las diez cosas. La niña, de apenas 7 años de edad, simplemente tiró todos los otros nueve regalos en el camino, lo que indicaba que a ella no le importaban, porque lo que quería era el décimo y punto! La primera reacción del padre fue reprender a la niña por su mal comportamiento- y él le explicó que debería estar agradecida por los nueve artículos que había comprado en lugar de llorar por una pequeña cosa que no había encontrado. Mientras decía eso, cayó en la cuenta de que la niña estaba simplemente reflejando su propia vida, en la cual tenía muchas cosas por las que estar agradecido (en ese momento fue capaz de contar exactamente nueve cosas en resonancia con los nueve artículos comprado por su hija), pero en los últimos tiempos una relación en su vida no funcionaba demasiado bien. En lugar de centrarse o sentirse agradecido por los otros nueve que sí iban bien, había empezado a centrarse sólo en lo que no iba demasiado bien y, como resultado, incluso todo lo demás había empezado a deteriorarse. Se dio cuenta en ese instante que el comportamiento de su hija era de hecho un recordatorio para si mismo, para aprender a concentrarse en lo que estaba allí en lugar de lo que no. Él había aprendido algo muy importante a través de ese incidente. Terminó su relato diciendo que nuestros niños reflejan lo que somos, cuando nos olvidamos de centrarnos en lo importante, ¿cómo podemos esperar que nuestros niños lo hagan? Cuando empezamos a quejarnos, ¿por qué no van a nuestros hijos a hacer lo mismo? Cuando somos capaces de ser ingratos por las bendiciones en nuestra vida, ¿era justo que esperamos que los más jóvenes sean de otra manera? Los niños te “observan” más de lo que te “escuchan”.

Nina Saxena  Extraído de Sanación Pránica Uruguay
Luis Feijó

Luis Feijó

Nacido en Montevideo el 25 de mayo de 1963, como buen geminiano desde adolescente surgía una vocación por la comunicación.
Estudié “Técnico en Comunicación Social” en la Escuela Superior de U.T.U. en la calle San Salvador y minas de Montevideo.
Realicé mis primeros pasos en el periodismo en Radio Continental de Pando CV-160.
Además incursioné varias veces en la radiodifusión comunitaria.
En marzo del año 2015, comienzan las primeras coordinaciones con Gabriel Rivadavia, para diseñar y poner en línea algo diferente y así surge la idea del Multimedio por internet.
Luis Feijó

Latest posts by Luis Feijó (see all)