MÁS BUROCRACIA NO ASEGURA UN MEJOR SERVICIO METEOROLÓGICO.

En Uruguay por estos días se está discutiendo el Presupuesto del Estado; es decir la asignación de recursos que el Poder Ejecutivo plantea para cubrir los costos de funcionamiento de la Administración Pública.

Básicamente los recursos del Estado provienen de los aportes que los ciudadanos realizan mediante el pago de impuestos. El Poder Ejecutivo envía al parlamento un proyecto de ley, y es el parlamento quien debe aprobarlo con o sin modificaciones. Esta Ley de Presupuesto pasa a ser entonces el Plan de Acción que un Estado se plantea para cumplir sus cometidos esenciales.

Este año 2015 la propuesta del Ejecutivo considera el aumento de la carga burocrática del Estado con la creación de más cargos de particular confianza política y otros de similares características como ser cargos de gerentes cuya contratación depende de las condiciones estipuladas por el o los  jerarcas de turno. En el caso del servicio meteorológico de Uruguay, se propone la creación de dos nuevos cargos de Alta Dirección uno de Gerente de Administración y otro de Gerente Técnico, cuya designación quedará a cargo del Directorio del INUMET (Instituto Uruguayo de Meteorología). Vale aclarar que en la estructura organizacional del servicio ya existe un Director de Administración (de carrera funcional) y en cada área operativa un Director de División según la estructura funcional determinada en el texto ordenado de Funcionarios Públicos (TOFUP).

El Estado uruguayo ha hecho un enorme esfuerzo para otorgarle al servicio meteorológico nacional un nuevo marco institucional que asegure el cumplimiento de sus fines de manera eficaz y eficiente. La nueva institución no fue la recomendada por la Consultoría Internacional de la Agencia Estatal de Meteorologia de España. Al respecto cabe recordar la opinión del experto Ricardo Riosalido: ” De acuerdo con la Constitución (Art.185) un Servicio Descentralizado debe ser dirigido por un Directorio (de 3 ó 5 miembros) o por un Director General designado por el poder ejecutivo previa venia del senado. En el caso de que se trate de un Director General es necesario los 2/3 de votos de las cámaras. Por tanto la primera cuestión que se plantea es la de la elección del modo de gobierno: unipersonal o colegiado. La figura del Directorio (de 3 o 5 miembros) parece dirigida a ejercer un control político fuerte sobre el organismo en cuestión y parece muy adecuada para organismos con un importante contenido político o económico (como generador de ingresos) como pueden ser los casos de ANTEL, ANP, etc. Ninguna de ambas características se presentan en el caso de un Servicio Meteorológico Nacional que, aunque si bien es un organismo que genera beneficios para el país, estos no son de carácter económico percibidos directamente por el organismo, es decir, los beneficios económicos que se derivan de su actividad repercuten indirectamente en el resto de la sociedad. Por otra parte las actividades de un Servicio Meteorológico Nacional esta desprovisto de cualquier componente política, ya que se trata de un organismo técnico, científico y eminentemente operativo, por lo que requiere de agilidad en la toma de decisiones que se podrían ver dificultadas en el caso de un Directorio, por tanto puede resultar cuestionable una dirección colegiada compuesta por autoridades definidas políticamente más allá de su Director General o Presidente. Por último, señalar que parece desproporcionado, para un organismo que apenas supera los 200 trabajadores, tener una cúpula directiva designada formada por tres o cinco miembros de designación política, que, además de significar mayor coste económico, no evitaría tener que disponer de un nivel directivo técnico. En definitiva, es opinión de este consultor que la opción más idónea para un Servicio Meteorológico sería la de una dirección unipersonal, es decir un Director General o Presidente Ejecutivo”. No obstante que se contrató una consultoría y esta recomienda no implementar una dirección colegiada luego la Comisión Interministerial creada en octubre de 2012  resuelve en contra de lo recomendado. Es así que a través de la Ley 19158 en julio de 2013 se transformó la Dirección Nacional de Meteorología (DNM), una unidad ejecutora del Ministerio de Defensa Nacional, en una nueva institución autónoma, como Servicio Descentralizado, el INUMET, Instituto Uruguayo de Meteorología quedando relacionado con el Poder Ejecutivo a través del Ministerio de Vivienda ordenamiento Territorial y Medio Ambiente.

El nuevo organismo aumentó cuantitativamente su carga burocrática de dirección política. El servicio meteorológico, pasó de tener un Director Nacional, -único cargo político de particular confianza-, a depender con el INUMET de un directorio con tres cargos políticos (Presidente, Vicepresidente, y vocal) y varios de particular confianza incluyendo un Secretario General. Las remuneraciones del Directorio superan varias veces las que percibía antes el Director Nacional de Meteorología. Con la actual propuesta presupuestal del Poder Ejecutivo se pretende aumentar aun más dichas remuneraciones. A su vez cada integrante del Directorio puede nombrar a tres asesores de su confianza con una importante remuneración superior a la media de la de los funcionarios del INUMET. Es decir un organismo del Estado con 130 funcionarios, es dirigido por una comunidad de funcionarios políticos y de particular confianza que alcanza al 10 % de la plantilla total de empleados públicos asignados a dicha institución.

Ahora bien como en el arte de la Administración todo es discutible y las organizaciones están en continua revisión procurando la mejora continua, podría suponerse que la pesada carga burocrática del INUMET, de alto costo para el erario público, se justifica en función de los resultados obtenidos. Pero la información pública disponible más bien demuestra lo contrario, Existen algunos ejemplos que pautan que en realidad lejos de lograr mayor eficacia y eficiencia continúan los problemas de gestión que se arrastran de tiempo atrás y los resultados expuestos públicamente están por debajo de las expectativas.

En el área de meteorología aeronáutica serias Deficiencias con prioridad U que ponen en riesgo la seguridad operacional y por lo tanto la vida humana se mantienen sin que la nueva institución, INUMET fuera capaz de eliminarlas. En el Sistema Aeronáutico se entiende por Deficiencia la situación en la que una instalación, un servicio público o privado, o un procedimiento no se ajusta a un plan regional de navegación aérea aprobado por el Consejo, o con las correspondientes normas y métodos recomendados de OACI, y que repercute negativamente en la seguridad, regularidad o eficiencia de la aviación civil internacional.

Puedes ver el articulo completo haciendo CLICK AQUI.

Por Gabriel Labrador

WWW.URUVISION.COM

Gabriel Labrador

Gabriel Labrador

Meteorólogo Pronosticador e Investigador Independiente

Independent Weather Forecaster. Meteorologist WMO 258.; EOV ICAO 278; Instructor ICAO 211. Independent Researcher.
Gabriel Labrador