Vida después de la Muerte.

Vida después de la muerte; un tema de gran importancia para muchos. Algunos simplemente quieren saber lo que ocurre cuando el cuerpo muere. Otros quieren saber a dónde sus seres queridos se han ido y algunos quieren darse cuenta de la finalidad de la muerte y la razón de la existencia en general.
De hecho, casi todos los grandes sistemas espirituales y grandes religiones creen que hay una vida después de la muerte. La creencia es que Dios hizo al hombre a su propia imagen. Dios es Dios, es inmortal, que impone al hombre que sea inmortal también.
Por lo tanto, ahora la pregunta es, ¿qué pasa después de la muerte?
Sobre la base de la Teosofía, cuando la hora de la muerte se acerca, fuerzas vitales del cuerpo se retiran de las extremidades y se reúnen en el centro del corazón, que puede ser visto como un foco de luz brillante en el centro. Cuando esto sucede, la sensación en las extremidades inferiores disminuye a un alto grado. A medida que el momento de la muerte se acerca, las fuerzas de la vida se retiran aún más y se centran en esta ocasión en el medio de la cabeza. La glándula pineal esta situada en el centro de la cabeza, que es el centro de la conciencia del alma durante la vida física y tiene un gran significado espiritual en muchas prácticas espirituales, incluyendo Arhatic Yoga de Master Choa Kok Sui. A menudo se conoce como la puerta de entrada o terminal al mundo interior.

Cuando llega este momento, la persona moribunda puede estar o no consciente físicamente. Si está inconsciente, tal como en el caso de un paciente en coma, será visto por clarividentes fuera de su cuerpo físico.

El cuerpo que una persona muerta utiliza, es más fino que el éter y, a menudo se llama el cuerpo astral ya que está construido de material auto-luminoso que brilla, como si se iluminara desde dentro. Este cuerpo está rodeado de una atmósfera, visible como luz en constante cambio de colores.

Estos colores corresponden a los estados de conciencia y cambia con cada nuevo sentimiento y pensamiento.

“Una oleada de simpatía por alguien que esta sufriendo o en problemas, por ejemplo, impregna el aura de verde; el esfuerzo intelectual se baña con amarillo. ”  Geoffrey Hodson

 

En este caso, el aura del paciente moribundo estará flotando fuera de su cuerpo físico y se une a ella por una corriente de fuerzas que fluyen entre la cabeza de los cuerpos físicos y astrales, que brillan con una delicada luz plateada. Mientras continúa el flujo, siempre hay una posibilidad de un despertar físico. Una vez que se rompe, no habrá posibilidad, ya no hay regreso!

A veces la persona moribunda regresa a su cuerpo temporalmente. En este caso, cuando abre los ojos se puede ver algunos de los fenómenos del mundo interior, incluidas las personas que ya no están físicamente vivas.

Cuando el momento real de la muerte llega, se rompe el “cordón de plata”. Esto hará que la persona sea jalada hacia arriba como si se liberara de una fuerza gravitacional. Así el hombre se libera de su cuerpo.

En la mayoría de los casos, la persona que muere es inconsciente del proceso de la muerte como de quedarse dormido. Por lo general se involucra en un proceso de revisión de los acontecimientos de su vida, el bien y el mal. La persona verá todas las actividades en una perspectiva clara; las causas y los efectos, los éxitos y sus resultados, los fracasos y sus consecuencias. La revisión es de gran importancia porque de él se destila una cierta sabiduría. Nos centraremos en el proceso de revisión en el siguiente artículo de la Vida después de la Muerte.

 

Cualquier disturbio, el exceso de tristeza o llanto en el lugar donde la persona muere afecta el proceso de morir y por lo tanto perjudica a la persona moribunda. En la medida de lo posible, el lugar debe mantenerse física, emocional y mentalmente tranquilo para permitir que la persona pacíficamente siga el proceso de la muerte y pasar a los cuerpos sutiles superiores.

Cuando la persona muere y deja el cuerpo físico, ahora pasa a vivir en el cuerpo astral, también conocido como el cuerpo emocional, el cual es muy sensible a las fuerzas de pensamientos y emociones. Por lo tanto, cualquier pensamiento negativo o emoción de los familiares y amigos lo perjudicarán.

Nuestro sentimiento hacia él debe ser de amor y compasión. La bendición y la invocación se pueden utilizar en este momento para fijar su progreso hacia el mundo interior con calma y auto control.

Muchas enseñanzas espirituales, incluyendo la Teosofía y Arhatic Yoga, nos recomiendan no pensar en nuestra pérdida, sino centrarnos en lo que ha ganado la persona al transcender y encontrarse libre de las limitaciones del cuerpo físico.

 

Referencias
Besant, A. (2010). Muerte y Después y recuerdos de vidas pasadas. Kessinger Publishing.
Hodson, G. (1958). Investigación Clarividente y la Vida Después de la Muerte. Teosófica Publishing House.
Master Choa Kok Sui. (2005). Alcanzar la Unicidad con el Alma Superior. Institute for Inner Studies.

pranica1

Luis Feijó

Luis Feijó

Nacido en Montevideo el 25 de mayo de 1963, como buen geminiano desde adolescente surgía una vocación por la comunicación.
Estudié “Técnico en Comunicación Social” en la Escuela Superior de U.T.U. en la calle San Salvador y minas de Montevideo.
Realicé mis primeros pasos en el periodismo en Radio Continental de Pando CV-160.
Además incursioné varias veces en la radiodifusión comunitaria.
En marzo del año 2015, comienzan las primeras coordinaciones con Gabriel Rivadavia, para diseñar y poner en línea algo diferente y así surge la idea del Multimedio por internet.
Luis Feijó

Latest posts by Luis Feijó (see all)